Empresa familiar: ¿Conviene invertir en una startup?

empresa-familiar-inversion-startups

Capital riesgo, fondos de inversión o business angels son figuras habituales en las entradas de capital y rondas de financiación de startups. Y, ¿qué sucede con la empresa familiar? Desde hace aproximadamente dos o tres años, se observa más dinamismo, interés y cierre de este tipo de operaciones ya que, anteriormente, se veía como impensable que una compañía estable acometiera esta inversión. Las empresas familiares han empezado a ver las ventajas de mantener relación con las startups, como la posibilidad de estar en contacto con las innovaciones y soluciones que pueden impulsar el cambio en un sector. Es un vínculo que no solo debe pensarse en términos de éxito. También hay que contemplar la posibilidad de que salga mal porque la minoría de las startups son proyectos exitosos.

Para acometer bien este tipo de operaciones, tres son los grandes aspectos a tener en cuenta. El primero de ellos es el factor orgánico. La empresa familiar debe analizar muy bien el sector y en qué tipo de startup va a invertir. No solo hay que fijarse en si es o no puntera, sino en “cómo está organizada internamente, si está o no muy atomizada, su evolución, en qué momento de su vida empresarial se sitúa y, sobre todo, si hay presencia de fondos de inversión“, indica Alfonso Codes, socio del departamento de Derecho Público y Sectores Regulados de CMS Albiñana & Suárez de Lezo.

“Muchas veces -añade-, este tipo de fondos solo aporta capital e invierten exclusivamente para atomizar su cartera y no participan en el día a día de la startup, pero en otras ocasiones son activos en la gestión a través de un presidente o determinados consejeros que, además, luego son los que empujan para que se vayan produciendo diferentes rondas y la valoración de la startup vaya creciendo”.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Noticias Recientes