Pasos para pasar de un emprendimiento a consolidarse como mediana o gran empresa

business-growth-r82mri4n6cbnyt5t

La clasificación tradicional del tamaño de las empresas, en Colombia, se da en relación al número de trabajadores. Una empresa pequeña pasa a ser mediana cuando llega a tener entre 50 y 249 empleados, y pasa de ser mediana a grande cuando el número de empleados es mayor a 250.

Michael Ortegón, decano de la facultad de ciencias económicas y administrativas de la Uninpahu, explica que esta evolución requiere de un proceso de madurez apalancado en el aumento de los ingresos y en las inversiones de capital, en equipos altamente competitivos, en la diversificación de las operaciones, y planes de marketing sólidos que posicionen la marca y la diferencien de la competencia.

“Un factor transversal a ello es la innovación. Sin embargo, también hay que tener presente el tipo de mercado en el cual se compite y pertenece; mercados mucho más segmentados deben propiciar por entender mejor a sus clientes, de tal manera que no se vean afectados en sus ingresos y puedan incluso crecer en cobertura.

Pero aumentar la producción a un nivel con el que se llegue a los números de empleados y activos que determina la clasificación legal no es el único factor que determina pasar de a ser una empresa mediana o gran empresa.

Frank Prieto, director de innovación de La Punta del Iceberg, señala que, “si bien legalmente existe una clasificación de las empresas por su volumen de activos, ventas o empleados, eso habla más de un éxito a nivel comercial o de una posición financiera en un momento dado, pero no determina si la empresa es pequeña mediana o grande”.

Para Prieto, una empresa pasa de ser pequeña a mediana cuando ha logrado hacer lo que denomina un ‘Product Organizational Fit’, es decir, que haya entendido que no solamente necesita tener ventas y un buen producto, sino que también necesita una buena organización, planeación de procesos, talento humano que esté alineado y conciencia en construir bases internas.

“El gran riesgo de las empresas pequeñas es que les vaya bien porque no son conscientes de que también deben crecer en las características de su talento, en sus procesos, y en la estrategia de cómo toman decisiones”.

Ahora, para que una empresa mediana, que ya tiene mercado, volumen de ventas y está organizada internamente, pase a ser grande, para Prieto, entraría en una fase de entender su impacto en el entorno.

“Lo que necesita es tener un modelo de gobierno corporativo para tener claridad de la relación con cada stakeholder”, además, aquí también se tienen que tener códigos de ética establecidos y un modelo de sostenibilidad y de responsabilidad social empresarial.

Y un segundo factor para ser una empresa grande es que construya su propio ecosistema de negocios. “No implica una integración vertical, sino construir una cadena de valor donde sus proveedores tienen sus sistemas conectados con los sistemas de la empresa, para que la información fluya más rápidamente y estemos usando el mismo lenguaje”, concluyó Prieto.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Noticias Recientes